Trekkings por el mundo

En estos meses hemos realizado infinidad de trekkings: de un día, de dos, de ocho, etc. Largos, cortos, fáciles, difíciles…

La verdad es que caminar por la montaña te da esa sensación de tranquilidad y relax que te transporta a tus propios pensamientos o a una buena conversación con la gente con la que te vas encontrando por el camino. Si el camino es fácil, se disfruta mucho más del paisaje, sino lo es… la meta compensará el sufrimiento pasado.

La cuestión es que cuanto más difícil sea, mayor será la recompensa.

Muestra de ello fue el trekking hacia el Annapurna Base Camp en Nepal. Duro, pero maravilloso. En esta ocasión llegamos a los 4200 m sin ningún problema en nuestra respiración.

El trekking hacia el volcán Concepción en la Isla de Ometepe en Nicaragua casi nos deja sin aliento en una subida cerca de los 90 grados y una bajada donde nos arrastrábamos por el suelo.

El camino hacia la Laguna 69 en Perú hizo constar que se hallaba a 5400m y aquí fue donde nuestro aliento sufrió de lo lindo. Costó llegar y respirar.

A veces caminas tras los demás siguiéndoles el paso, otras te encuentras a Km de distancia. A veces te encuentras con fuerzas y feliz, otras te frustras y piensas q no llegarás.

La cuestión es q por el momento, siempre llego aunque me falte un guía soñado que me anime a cada segundo. Yo puedo hacerlo, pero mis rodillas nunca piensan que pueden.

A veces te limitas a ti misma, otras tan sólo quieres satisfacer a los demás, a los que te acompañan. Simplemente sólo quieres compartir la experiencia y gritar a los cuatro vientos que necesitas de su apoyo y comprensión. Pero nunca, nunca podemos esperar a que nos premien, así lo dije en el comentario del Annapurna. La comprensión es un lujo, no un requerimiento para llegar a la cima, a cambio quien debe comprender a su propio cuerpo soy yo.

Lo cierto es que mientras yo llegue a donde llegas tu, SIEMPRE seré más fuerte que tu. El día que tu llegues donde yo no puedo llegar, será cuando te duela casi tanto como a mi. Mientras tanto, el sentimiento indescriptible de superación estando en el punto de llegada, sólo podrá ser disfrutado por mi.

 

Mchu Pichu

Viajar a Perú y no visitar el Machu Pichu es como llegar a París y no saber que es la Torre Eiffel.

Ambas parecen visita obligada y más el Machu Pichu que es una de las 7 maravillas del mundo.

No obstante, aunque reconozco que debe ser una visita obligada, las maravillas del mundo se caracterizan por los ojos de quienes las ven. Bonito lugar, pero…no es lo mejor que hemos visto en este viaje.

De hecho, algo que sorprende en el viaje en tren hasta Aguas Calientes (el pueblo del Machu Pichu) es el espectacular paisaje lleno de montañas a partir de 6000 m una detrás de la otra…algo realmente sorprendente. Y es que el pueblo inca más famoso del mundo tiene una ubicación estratégica que le otorga ese poder místico y fantasmagórico del que todo el mundo habla.

El problema de llegar a ese lugar a las 6h es que la niebla lo cubre por completo y hasta pasadas dos horas no te das cuenta de que por fin te encuentras allí.

La imagen, la misma que la de cualquier postal, exactamente igual.

Acompañar la visita de un buen guía debe ser requisito indispensable para el visitante porque sino sólo verá piedras y más piedras y lo que más interesa de este bello paisaje…es su historia.

Eso sí, calculad que para tan espléndida aventura…entre que llegas a Cuzco, etc, etc…los 360 euros de gastos no te los quita nadie y yendo de tirao.

Memorias de una ciudad

Bueno, como es normal, en este mundo hay sitios bonitos, sitios feos y sitios más feos aun…

Lima es un buen ejemplo.

Capital del Virreinato del Perú (una tierra maravillosa) reune todo lo que odias de las ciudades.. ruido, tráfico agobiante, poco que hacer, ladronzuelos de poca monta, cielo gris…

el caso es que Lima es el nexo de unión del norte con el sur, y parada obligatoria en nuestro trayecto.

A partir de aqui, poco más nos atrae. Afortunadamente (y como nos suele pasar a menudo) los CouchSurfers que vamos encontrando añade ese bienestar y confianza que nos alegra el día a día..
Como no tengo a mano fotos de Lima, os paso unos links a unas estupendas fotos de lo (poco?) que hay que ver por aqui…

 

La Catedral de Lima, donde estan los restos de Pizarro:

 

El Parque de la Reserva tiene el complejo de fuentes más grande del mundo:

La Basílica y Convento de San Francisco, impresionante!

 

 

 

Lo que diga la Luna

En Moche, muy cerca de Trujillo (Perú) encontramos la fusión entre el sol y la luna en un conjunto arqueológico mochica que data antes de Cristo.

Poder observar esta cultura tan antigua te estremece al igual que su curiosa historia.

En esta arqueología descansan dos departamentos muy distinguidos: el del Sol que no es posible visitar porque está en fase de investigación, pero donde ya se sabe que era el centro administrativo del poblado y la parte que puede ser visitada que es La Huaca de la Luna donde destaca su construcción escalonada cada uno de los escalones pertenece a períodos diferentes en la historia y donde mayoritariamente residían los altos cargos de la iglesia: los sacerdotes.

Los murales, las construcciones, todo lo que puede observarse en este lugar explica la historia de esta cultura donde se realizaban sacrificios a los guerreros dependiendo de las creencias religiosas.

Un ejemplo podría ser que si había una tormenta fuerte que perjudicaba la cosecha era un castigo de los dioses y por ello se tenía que sacrificar a alguien. Los sacrificados siempre se realizaban a varones (guerreros), ya que la mujer era considerada un signo de fertilidad, donde a partir de un enfrentamiento el perdedor era degollado y su sangre entregada por el ganador en una copa al sumo sacerdote.

Una vez más y ya desde hace mucho tiempo las diferencias clasicistas han estado presentes en todas las culturas y la religión, fuera cual fuera, ha marcado el poder y el dominio haciéndonos a todos muy vulnerables.