“Bistare bistare” hasta el Annapurna

A veces creemos que el que no puede ver no le vane la pena viajar si no puede observar la maravilla del paisaje, sin embargo nos equivocamos al creer que jamás querrá estar en un lugar nuevo que no pueda observar. Aprender a sentir más allá de los sentidos que podemos utilizar es un logro personal que nadie podrá entender salvo el que lo consigue. Por eso cuando llegué el ANNAPURNA BASE CAMP después de varios días de trekking, sólo yo podía sentir lo que significaba eso para mi y lo que era más importante, sólo yo podía felicitarme por ello.
Siempre les digo a mis usuarios del club social que hemos de luchar para que la enfermedad mental sea conocida y respetada porque hemos de vencer al estigma, pero también siempre digo que hemos de intentar que el estigma no nazca en nosotros. No debemos ponernos limitaciones, debemos esforzarnos al máximo y recordar que uno se ha de aceptar a si mismo, no tiene sentido esperar a que te acepten los demás si tu no lo has conseguido, no es tarea fácil. Y, por supuesto, recordar que la comprensión de los demás no tiene lugar si no existe la de uno mismo.
Hoy es hoy y no es ayer y jamás seremos los mismos. Aprendamos que esto es así y probablemente tocaremos nuestros sueños.
Nadie puede saber cuanto duelen mis pasos, a veces no lo sé ni yo, a veces ni caminaría. Mis piernas de hierro recorrieron kilómetros en el pasado, pero…ya he dicho que pensar en ello no sirve de nada. Pensar en caminar durante unos 10 días por la montaña con una mochila de 5 a 10 Kg siempre ha sido un imposible en mi mente, pero…lo tenía que intentar.
La verdad es q mirar a tu alrededor y ver como la gente sube (para conseguir tu misma meta) o baja (porque ya ha llegado a la meta) te ayuda a pensar que tu tb puedes hacerlo. Esto dura una milésima de segundo cuando piensas…”joer!! ellos no están operados de las dos rodillas”, pero pensar en eso tampoco ayuda. Realmente siempre piensas en lo que no ayuda…como que el camino no es difícil…”¡Sigo pensando que no lo es! pero claro…para ti es interminable.
El poder de la mente consigue que disfrute con mi dolor cuando veo aparecer esas hermosas montañas y puedo sentir como el que no puede ver, sin embargo es curiso cuando me paro que ya casi ni me puedo mover, pero continúo…como seguramente lo harás tu cuando creas que no llegas a tu meta, pero llegas. Siempre llegas si te esfuerzas y, sobretodo, si quieres llegar. Y un aire de frescor acaricia mi piel y me recuerda que lo he conseguido, que he llegado. Y nadie, nadie nunca podrá saber lo que significa para mi por mucho que yo lo diga y la felicidad extrema al sentir que he podido hacerlo. Y tampoco debo esperar a que nadie me felicite, yo ya tengo que darme por felicitada.

Mas fotos? Que tal esta panorámica de las montañas que nos rodean?

Anuncios

Cogidos de la mano (v2.0)

Tal como nos contaron Jesus y Pedro en su blog, hay acciones y costumbres que cambian totalmente de significado dependiendo en que parte del mundo te encuentres

En nuestra fria e individualizada cultura europea por ejemplo, que dos hombres vayan por la calle cogidos de la mano es feo, muy feo y directamente asociado con la homosexualidad (la verdad, una relacion que tampoco acabo de entender…)

Sin embargo, en la cultura nepali, mucho mas calida, acogedora y cercana, el hecho que dos hombres vayan cogidos por la calle de la mano es algo totalmente natural y cotidiano. Aqui, simplemente denota una sincera amistad, sin mas pretensiones.

Asi que cuando Prabin (el sobrino de nuestro anfitrion Dhruba), nuestro guia por las fascinantes y cada dia sorprendentes calles de Kathmandu, maestro de nepali y companyero de cervezas me cogio de la mano mientras nos dirigiamos a la espectacular stuppa de Boudhanath no pude mas que sentirme agradecido por que me consideraba uno mas de sus amigos.

Danebat Prabin! 😀

(las fotos, cuando tengamos una conexion decente)