Beijing, 23 de julio de 2012

Un nuevo día amanece en la capital de China.
Los 30 millones de almas que respiran en contaminado aire de esta inmensa metrópolis van despertando bastante antes que nosotros ya que moverse por esta ciudad no es fácil, todo esta lejos y el metro va abarrotado hasta los topes, las colas son inmensas para todo, desde comprar el billete de metro, entrar en el vagón, salir del tren, hacer un enlace entre dos lineas de metro…

Estos días estamos con una Couchsurfer muy amable, generosa, atenta, útil.
Su casa está en un barrio “periférico” de Beijing, mucho más tranquilo y con el aire bastante más limpio que en el centro de la ciudad.
Recorrer los 35km que separan su casa del centro de Beijing nos cuesta 1 hora y media diaria, es como si desde Barcelona a Mataró o Sant Celoni a la redonda fuera todo la misma ciudad.. edificios, calles, avenidas, autopistas, polución… todo urbanizado

Hoy tenemos suerte, ayer estuvo todo el día lloviendo de una manera torrencial (por desgracia las lluvias provocaron 35 muertos en la capital), y hoy tenemos un día clarísimo, tras jornadas bajo un cielo denso color plomo y sin ver el sol en todo el día, hoy el color celeste nos sorprende de buena mañana y nos acompañará durante un par de días.

El transporte público en Beijing es baratísimo, el billete de metro a cualquier destino cuesta 2 yuanes (26 céntimos de euro), y el bus desde casa de nuestra Couchsurfer hasta el centro (35km, autopista incluida) sólo cuesta 6 yuanes (0,78 euros).

Aprovechando el soleado día vamos a explorar alguno de los sitios “turísticos” de esta urbe. Sea lo que sea lo que decidas ver el denominador común es siempre el mismo: GENTE. Mucha gente, muchísima, colas para comprar el tiquet de entrada, colas para entrar, colas para ver algo, colas para salir. La siguiente característica que me sorprende de esta ciudad en particular (y de China en general) es que todo es (o almenos lo parece) “nuevo”, es decir, lugares que se supone que son de las dinastías Ming, Shan o similares parecen haber sido construidos ayer.
Por ejemplo, una de las calles que parten al sur de la plaza Tian’an Men es típica por sus tradicionales casas chinas.. que fueron construidas en el 2008 y que únicamente albergan “Starbucks”, “Zaras”, “Haches&Emes” y similares. La entrada a la calle está presidida por un “tradicional” pórtico del mismo año.

El asunto llega a tal extremo que cuando pasamos por delante de alguna obra de un edificio comentamos que están construyendo algún otro palacio antiguo de alguna vetusta dinastía.

La parte buena es que es fácil escapar de esta “antigüedad moderna”, entre las anchas y modernas avenidas de Beijing se escurren decenas de pequeños callejones donde el Beijing auténtico todavía sobrevive.. Pequeños lugares donde puedes comer tradicionales noodles de arroz en la calle, o ver como viven las familias de clase baja en la capital, lavando y tendiendo la ropa o comiendo en la calle por falta de espacio en las casas.

Una vez más, recorremos la inmensa plaza de Tian’an Men tras cruzar los controles policiales que la flanquean, la mayor plaza del mundo no dejaría de ser eso (otra excentridad china) si no fuera por los importantes acontecimientos históricos que tuvieron lugar en este mismo lugar en 1989. Tengo sin embargo, la terrible sospecha que de nada sirvió la muerte de tantos estudiantes en aquellos días. China sigue siendo una sociedad con miedo de su gobierno.

Nuestra Couchsurfer nos cuenta que todo está bajo control del Partido. Todo. La televisión, la radio, los periódicos, internet… la paranoia del Partido llega hasta tal punto que incluso los SMSs o los correos electrónicos que tienen alguna palabra “prohibida” mágicamente nunca llegan a su destino. Desaparecen.

Es fácil deducir que (salvo excepciones) en China no saben nada de la matanza de Tian’an Men o del disidente  chino Cheng Guangchen, es más nos cuenta nuestra Couchsurfer que al realizar una búsqueda en BaiDu (el google chino) sobre algún tema “problemático”, siempre se obtienen 0 resultados.. nada de nada.

También nos cuenta que en la escuela y en la Universidad se enseña una historia “oficial” donde para nada se nombra ningún tema “problemático”, es más, nos cuenta que en las clases de Historia de la Universidad, tanto profesor como todos los alumnos saben que entre ellos hay uno o dos “espías” encargados de dar el chivatazo al Partido si el profesor habla “más de la cuenta”. En ese caso, el profesor en cuestión será expulsado de su trabajo, multado y le será negada cualquier opción de encontrar otro trabajo.

La misma CouchSurfer nos cuenta que no se tienen muchas esperanzas de que la Libertad llegue pronto a China, y se lamenta al mismo tiempo de que este país es demasiado  grande, la gente está desinformada y vive con miedo, está prohibido quejarse o manifestarse y están demasiado ocupados trabajando para poder estar a la última en coches, móviles, ropa…

Estas interesantes conversaciones las hemos tenido mientras cenábamos juntos un delicioso Hot Pot, una especie de cazuela de caldo hirviendo en el centro de la mesa de la que comemos todos con palillos y a la que se le van añadiendo poco a poco los ingredientes.. verduras, carne cruda, tofu, noodles de arroz, pescado…

Es ya tarde, hora de ir a dormir, la ciudad poco a poco se relaja.. los autobuses cada vez van más vacíos, los niños juegan en las calles, el bochorno empieza a dar una tregua, y nosotros nos volvemos al piso de Stef a dormir.

Ojalá pronto amanezca un día en el que China sea libre.

 

La Gran Muralla…

Un momento de tranquilidad en el ajetreado Beijing…

Y el Hot Pot preparado…

 

Anuncios

Una cultura milenaria

…tirada por la taza del water.

Si pensabas que China era un inmenso país sosegado y tranquilo, donde los templos taoistas reposan en las faldas de las montañas, las gentes hacen tai-chi por las mañanas y todo es un remanso de paz entre tacita y tacita de riquísimo té… desengañate, es todo mentira.

China hoy en día es un gigante consumista totalmente despreocupado por las milenarias tradiciones de su historia. Aqui lo único que importa es comprar y vender, lo demás no tiene valor ni interesa. Lo que se lleva es ser “supercool”, fashion y moderno, estar a la última, tener un flamante iPhone y vestir estrambótico. No pueden faltar las gafas sin cristales -solo la montura de pasta negra- para parecer más europeo.

De hecho los centros históricos de las ciudades, con antiguas casas (aqui denominadas “viejas”) y estrechas calles son sistemáticamentes derrumbadas para construir modernos rascacielos para albergar a los millones de chinos que habitan el país. Por otra parte, las ciudades que tienen un centro histórico tradicional (DaLi, Lijiang..) han sido convertidas en una especie de “PortAventura” de cartón-piedra ultraperfecto donde únicamente se encuentran tiendas, tiendas y mas tiendas.. comprar y vender..

Pero.. que sabemos de China?

El cuarto país del mundo en extensión cuenta con 1 billón 339 millones 724 mil 852 almas dentro de sus fronteras.. vamos, un país unas 40 veces más grande que España y con una población 28 veces más grande.. Una población tan inmensa hace que todo, todo TODO esté repleto de gente.. autobuses, metros, trenes, calles, estaciones, montañas, rios.. todo.. echarle un ojo a la foto panorámica de abajo, en la estacion de tren de Xi’an.. no es que esté así por que sea hora punta.. siempre esta así, de día y de noche.. gente comiendo, durmiendo, paseando.. gente gente gente…

http://www.dermandar.com/p/dGhVRP/xi-an-train-station-square

Por ejemplo, nuestro puerto de entrada a China fue Kunming, una “pequeña” ciudad de provincias con casi 7 millones de personas (todo Catalunya!), donde la gente está contenta de vivir en una tranquila y pequeña ciudad lejos de la ajetreada capital, Beijing.

Esto ha hecho que el gobierno haya tomado cartas en el asunto y haya prohibido a las parejas tener más de un hijo. Saltarse esta regla implica grandes multas y descrédito social, así que las parejas que se arriesgan deben o esconder al segundo hijo o sobornar al funcionario de turno del registro para que su segundo hijo pase desapercibido

China tambien destaca por ser un país donde las libertades están bastante recortadas.. está prohibido manifestarse, está prohibido ir en contra de las decisiones del gobierno e Internet está fuertemente controlada y capada.. no funciona el Facebook, ni el WordPress, ni el Youtube.. de hecho, los chinos, cuando se refieren a la “Gran Muralla China, no se refieren a la fortificación del siglo V aC que les protegió de los ataques mongoles, sino al férreo control de Internet por parte del gobierno, imposible de ser esquivado.. al intentar acceder a alguna de las webs “prohibidas”, el mensaje que se devuelve al usuario es el que se ve en la captura de abajo.

En cualquier caso, una vez más lo mejor del país es la gente que nos vamos encontrando.. aunque todo nos suena a chino (literal) y sea imposible entender nada de nada, nunca falta una sonrisa y ganas de hacerse entender, cosa que nos ayuda bastante…

NiHao!